Las asociaciones de los tres sectores que los alumnos perciben como afectados en la desigualdad en la educación exponen sus puntos de vista

0
160

Una encuesta realizada por la APPA sobre el Pilar Europeo de derechos sociales desvela que casi un millar de alumnos de bachillerato señalan a la discapacidad, la raza y la edad como los mayores factores de desigualdad en la educación.

Las asociaciones Alinur, Arakerando, y Gerontológica del Mediterráneo compartieron el pasado viernes la realidad del acceso a la educación en igualdad de sus asociados, así como los objetivos y retos que luchan a diario, en una mesa redonda llevada a cabo en la Delegación del Consell en Alicante. Esta actividad cuenta con el patrocinio de la Consellería de Dirección General de Relaciones con la Unión Europea y el Estado de la Secretaría Autonómica para la Unión Europea y Relaciones Externas de la Presidencia de la Generalitat Valenciana y la colaboración de Europe Direct Comunidad Valenciana.

La periodista, Verónica Maciá Richarte, inició la actividad exponiendo los resultados de la encuesta realizada por la APPA a casi un millar de alumnos de bachillerato de la provincia sobre la aplicación de los derechos europeos con motivo del V Aniversario del Pilar europeo. En dicha encuesta, los estudiantes afirmaron que no hay igualdad de acceso en la educación para todas las personas y por orden de mayor a menor señalaron en primer lugar la discapacidad, seguida de la raza y la edad como los factores de mayor discriminación.

Nuria Coves, de Alinur

En el ámbito de la desigualdad en la discapacidad, la directora de la Asociación Alinur, Nuria Coves, confirmó que esa dificultad es una realidad, ya que” tanto si se trata de integrar en el sistema educativo con otros 24 chavales en aula, como si se les separa y se les junta —dando igual el tipo de discapacidad que tengan—, en realidad no se les atiende a las necesidades específicas de cada uno”.

Coves alabó la labor del profesorado de los centros que se vuelca en tratar de equilibrar, pero comprende que es imposible. El objetivo de Alinur como asociación es lograr “no tanto la igualdad, como la equidad, para dar a cada niño según sus capacidades y sus necesidades y es fundamental que se encuentre en el lugar adecuado”. Así, recordó que integrar no es poner a un niño donde los demás, sino donde ese niño va a ser feliz y va a desarrollarse mejor.

Sally Cortés, de Arakerando

En el ámbito de la desigualdad por la raza, Sally Cortés, mediadora intercultural de la Asociación gitana Arakerando, especificó que las dificultades en la educación para la raza gitana provienen sobre todo por los prejuicios, los del propio sistema educativo, que ya presupone que por ser gitano se va a faltar a clase, no se va a estudiar ni a aprender, y los del propio gitano que también se cree eso.

Desde Arakerano luchan por romper ese techo concienzando a sus asociados de que solo con educación se consiguen la igualdad de oportunidades y animando a participar y trabajar dentro del sistema educativo sin dejarse arrastrar por los convencionalismo ni desanimarse por los prejuicios propios ni ajenos.

Cortés mostró su pena porque la raza gitana “llevamos en España más de quinientos años y seguimos siendo una minoría a la que no se le ha aplicado la obligatoriedad de la enseñanza —tal y como dice la Constitución— hasta hace muy poco”.

Alfonso Soler, de Asociación Geronológica del Mediterráneo

Por su parte, Alfonso Soler, presidente de Asociación Gerontológica del Mediterráneo informó que luchan por promover la calidad de vida de las personas con edad y esa calidad de vida la entienden como “satisfacción plena en la vida que llevas, en todos los aspectos ya que la salud física está íntimamente desarrollada con la mental y la espiritual”. La mayor dificultad con la que se encuentran es que desde fuera aglutinan a la tercera edad en un espectro tan amplio de edades como es desde los 65 hasta los 100.

Soler además alabó la maravilla de la universidad permanente que “incentiva la actividad intelectual (hay que estudiar), la movilidad (hay que asistir a clase) y con ello la salud física y mental” con los beneficios que conlleva para la calidad de vida de los mayores.

Ante la llamada de atención general que ha supuesto que los alumnos de bachillerato pensaran en la desigualdad de sus mayores, uno de los intervinientes del público puso el foco sobre la realidad de que los escolares de hoy han sido criados en su mayoría por abuelos, de ahí que tengan un mayor apego hacia los mayores y sean más conscientes de sus necesidades.